Mi primera entrada

Pues aquí estoy. En mi primer trabajo serio. Desde ahora escribo para esta gente de ZACO.

ZACO, al principio pensé: ¿qué es eso? ¿Qué quieren de mí? Yo no voy a hacer un trabajo cualquiera, nunca me ha hecho falta hasta ahora. Vivo muy bien. Una buena casa, un bonito jardín, siempre hay comida. ¿Para qué iba a trabajar ahora de repente?

Pero la gente de ZACO fue muy simpática conmigo. No tengo ni idea de cómo me han encontrado. Pero me han encontrado. Está bien, casi todo el mundo sabe que le doy un montón de importancia a la limpieza. Y me han traído una comida riquísima. Pero vamos, no es que me haya dejado sobornar.

Luego me dijeron lo que tendría que hacer. Y yo les pregunté directamente, no será limpiar, ¿no? Si es eso, me limpio yo mismo. Ya sabéis que la limpieza es muy importante para mí. ¿No lo había dicho antes? Me aseguraron que no tendría que hacer más que apretar un botón y esperar tranquilamente.

Parece un buen trato, pensé.

Pero entonces comenzó todo. Y creedme, al principio me llevé un gran susto. Me pusieron delante de las narices una cosa redonda, un robot aspirador. ¿Un qué? Limpia tu casa completamente solo, me dijeron los de ZACO.

Y solo tenía que apretar el botón de inicio, entonces se pondría en marcha. Ajá. Así que eso fue lo que hice, y del susto que me llevé, acabé en el sofá de un salto. Luego esa cosa, ¿cómo se llamaba? Ah, sí, A9s, se puso a moverse al instante. Y empezó a aspirar la casa. Completamente solo. Yo no me lo creía, pero así fue.